Cuando su maestra descubrió quién le había hecho esto, llamó a un sacerdote para…


Absolutamente todos los padres del mundo han tenido que lidiar con alguna travesura o berrinche de alguno de sus hijos y llegar al punto de ponerles los pelos de punta del coraje, y las ganas de darles una lección no faltarán.

Pero hay castigos que van mucho más allá que unas simples nalgadas y son tan fuertes que podrían ser consideradas actos de tortura, como a este menor de la ciudad de Querétaro, del cual no se revelará su nombre por razones de seguridad.



Todo ocurrió cuando a una maestra de un colegio de la ciudad le llamó la atención un alumno por su tipo de comportamiento y el que utilizara tanta ropa cuando el clima estaba tan caliente. Decidió acercarse a él y saber lo que ocurría; lo que descubrió es inhumano.



El pequeño de 9 años mostraba signos de violencia, algo que lógicamente preocupó mucho a esta maestra, pues el cuerpo del pequeño estaba completamente cubierto de horribles cicatrices.


De esta forma fue como el menor confesó que su madrastra lo golpeaba todas las noches con una cuerda de goma y un tubo de plástico y cuando terminaba con la heridas abiertas, bebía su sangre para después bañarlo con agua muy caliente. Aterrada por lo que acababa de escuchar, la profesora acudió de inmediato con un sacerdote quien le confirmó que aquellos actos eran satánicos. Afortunadamente y gracias a la intervención de la maestra y el sacerdote, las autoridades detuvieron a la mujer, quien declaró  que ella hacía esto como parte de rituales satánicos en donde ofrecía la sangre del menor como ofrenda al señor de las tinieblas. 




Después de este escandaloso caso, el niño fue devuelto con su madre biológica mientras que la mujer que hizo esto le espera un fuerte juicio por maltrato infantil que la llevaría a pagar su delito con varios años tras las rejas.



Recomendados


Artículo recomendado
BADABUN te recomienda