Estos son los beneficios de tragártelo. Es saludable y NUNCA te dejará


Al principio pensé que hablar de mis experiencias con los hombres era algo que no importaba, que sencillamente a nadie debía de interesarle  y que el solo hecho de mencionar el tema me hacia parecer una enferma, claro, eso pensaba cuando era muy joven, no tenía tanta experiencia y todas mis relaciones se iban directo al fracaso.

Aún recuerdo perfectamente  la primera vez que se lo hice a un chico. Estábamos en casa de mi tía cuando llego Héctor, mi primo. Yo llevaba puesta la falda de la escuela, pues terminando las clases me fui a casa de la hermana de mi mamá.


Mi tía había salido con su vecina, ya que como todos los años, estaban preparando la posada de la colonia. Héctor y yo nos quedamos en casa, pues se supone que él me cuidaría hasta que mi mamá llegara a recogerme, así que para aprovechar el tiempo comenzamos a platicar. 

Al principio solo hablábamos de tonterías, pero poco a poco la conversación se puso muy acalorada y sin saber cómo ni cuando, ya estábamos besándonos. 

Héctor metió su mano bajo mi falda y yo sentía que llegaba al cielo, entonces comenzó a bajarse los pantalones y yo me llene de un enorme terror; algo dentro de mi quería sentirlo todo, pero otra parte estaba aterrada, así que para no dejarlo con las ganas y devolverle el favor, antes de que se montara en mi, me tire de rodillas frente al sillón y comencé a ÇĤUPẶЯ§ЄLẶ. Sus ojos comenzaron a ponerse en blanco y sentía como sus piernas temblaban, sabía que podía desplomarse en cualquier momento. En menos de 1 minuto y sin darme tiempo de quitarme, se vïn0 en mi boca y yo tuve que tragarme todo sin pensarlo. Fue en ese momento en el que me di cuenta que realmente tenía un gran talento.

Por obvias razones desde ese día deje de frecuentar a mi tía, aunque a decir verdad, mi primo nunca dejó de buscarme…

Debo confesar que después de que Héctor vaciara toda “su leche” en mi, decidí no volver a hacerlo, nunca más me los volvería a tragar…Bueno, al menos eso pensaba hasta que me di cuenta que todas mis relaciones terminaban lléndose al carajo… “Tú tienes la culpa, ningún hombre va a sentirse a gusto contigo si  no eres capaz de cumplir sus fantasías” me dijo Claudia, una de mis amigas de la universidad. 

¿Cómo podría ser eso una fantasía para los hombres? ¿Qué sentían ellos al descargar toda su cosa en tu boca? y sí, aunque al principio me costó creerlo, ahora entiendo toda la sabiduría en las palabras de Claudia…

Ahora no solo me lo trago, sino que también lo disfruto y mis relaciones son mucho más duraderas, tanto que siempre son yo la que tiene que tomar esa difícil decisión de terminar y rechazar a mis ex parejas cuando vienen a mi a rogarme que regrese… Y no, no es que me crea una Diosa, simplemente aprendi que las parejas necesitan algo más que amor, las parejas necesitan placer y cuando un hombre encuentra a esa persona que se lo de  y que al mismo tiempo disfrute haciéndolo, sencillamente estás del otro lado.

No pretendo decirte como llevar tu vida, pero te doy un consejo, si quieres tener una relación exitosa, no solo busques complacer, aprende a disfrutar y créeme, tu vida será mucho más feliz y tus relaciones sentimentales mucho más duraderas. Nadie volverá a romperte el corazón, solo recuerda, actúa responsablemente.   


Recomendados


Artículo recomendado
BADABUN te recomienda