6 cosas que los hombres piensan justo después de ser infieles. Son unos hijos de put….


La verdad ellas saben perfectamente que los hombres somos unos infieles, incluso existen investigaciones científicas que lo han confirmado.

Nos gusta decir que somos infieles porque ya nos aburrimos, porque ya no sentimos nada por ella, porque ya ni nos gusta, etc. Pero son pretextos, ya que no hay razón para no ser directos y hablar con la verdad.

Seguramente quieres saber lo que los hombres pensamos minutos después de haber sido infieles y hoy te lo voy a contar, pero te advierto que la verdad es dura y cruel.

1. Se dio cuenta

Al segundo después de haberlo hecho sentimos miedo y nos convertimos en unos paranoicos, lo único que podemos pensar es “mi novia ya lo sabe”.

¿Me habrá visto entrar al motel?, ¿Habrá leído mis mensajes del celular cuando me bañé en la mañana? Y aunque sabemos que es prácticamente imposible que nos “cachen”, no podemos evitar creer que nuestra novia lo sabe todo.



2. Será que dejo a mi novia para quedarme con esta chica

Dicen que después de la tormenta viene la calma, y cuando se nos pasa el miedo nos convertimos en unos patanes y egoístas.

Como nos hizo caso una chica sentimos que nos merecemos lo mejor, que no tenemos porque soportar a nuestra novia y entonces nos ilusionamos en tener una relación con la amante, lo  malo es que no nos detenemos a pensar en el sufrimiento que podemos causar.
  
3. Me dio un “wawis” mejor que mi novia

“Ella si se mueve bien no como mi novia”, “Me dio un “wawis” mejor que mi novia”, “Es tiempo de dejar a mi novia y empezar a disfrutar de la vida”.

4. No sentí nada, mi novia es la mejor

No somos tan tontos y pocas veces nos vamos a arriesgar a dejar la tranquilidad y el amor que nuestra novia nos da por una “calentura” pasajera. Posiblemente nos hagamos los valientes y “machitos", pero la verdad es que no lo vamos a hacer.

Simple y sencillamente porque nuestra chica es la mejor.

5. Creo que estoy enamorado

La verdad es que todos los hombres lo pensamos siempre, solo basta que una chica se nos quede viendo, nos sonría, nos diga hola o se acueste con nosotros para enamorarnos como adolescentes.

Afortunadamente solo nos dura unos días y luego recuperamos la razón. Bueno casi todos.



6. No puedo esperar por verla otra vez

Digamos que es la continuación del punto anterior, nuestra cabeza siempre está pensando cuándo será nuestro próximo “acostón”, sobre todo si tuvimos la suerte de tener algo con una chica más guapa que nuestra novia.

Enserio, pasamos horas pensando “que bien estuvo”, “espero que se repita pronto”, “¿le habrá gustado?”.


Recomendados


Artículo recomendado
BADABUN te recomienda