5 diferencias entre un trasero real y uno falso. No creerás cuál prefieren los hombres


Diferenciar entre una chica que tiene implantes, silicona y cirugías, y una que está como Dios la trajo al mundo, no es una cosa difícil ni complicada. Para decir verdad, solo tenemos que notar algunas cosas medio obvias, prestarle atención a ciertos detalles y concentrarnos en cosas que no deberían de estar donde están. Primero que nada tienes que recordar una antigua y muy efectiva ley: si es muy bueno para ser verdad, no es verdad…

Estas son las diferencias entre un trasero real y uno falso.



1. Proporción

En el cuerpo las cosas no crecen nomás porque sí. Todo tiene un tamaño y todo tiene que estar en proporción con las demás partes del cuerpo. Así como no se puede tener un brazo 20 centímetros más largo que el otro, tampoco se puede tener un trasero de caballo purasangre y todo lo demás diminuto. Así que lo primero que hay que ver es que esté más o menos del mismo tamaño que lo demás.


2. Un bulto que sobresale mucho

Regularmente el trasero normal es redondo pero no tiene esa forma de bulto que aparece de la nada. El natural crece poco a poco de la espalda baja y termina con una curva igual sobre las piernas; mientras que el falso, como es una bolsa de silicón, aparece casi de la nada, como si fuera un barro o grano muy grande.

3. El bailecito que hace

Uno que no está hecho por las manos de un cirujano se mueve mucho. Brinca para arriba y para abajo y no se queda fijo ahí. Como es músculo y grasa la que hay, esta se mueve junto con todo el cuerpo. El silicón se queda firme, no importa que esté bailando la versión rápida de No Rompas Más Mi Pobre Corazón, el trasero falso no se mueve nada.

4. Firmeza por el gimnasio

También hay que ver si esa chica es de las que desayunan, comen y cenan gimnasio. Si es así, el trasero que tiene está bien formado, parece bulto, está muy firme y tiene todas las características de uno de silicón… Pero notar esta diferencia es muy fácil porque si esa chica va al gimnasio, seguramente tendrá todo su cuerpo igual de trabajado. Bastará con que veas sus brazos o su abdomen para que sepas que está igual de musculoso que su trasero, entonces sabrás que es natural. Si solo su trasero está así, pues es falso.



5. A ellos les gusta más el natural porque…

Los chicos siempre van a preferir lo natural a lo plástico por una sencilla razón; el de silicón cuando lo tocas se siente frío, falso y cuando lo apachurras se siente como gel. Mientras que el real está calientito, se siente muy bien cuando lo tocas, tiene curvas muy bonitas, se ve mucho mejor y brinca y rebota de forma espectacular cuando la chica baila o cuando está arriba…


Recomendados


Artículo recomendado
BADABUN te recomienda