Las 7 historias más raras de canibalismo. El #4 se comió a su hermana embarazada


Podríamos pensar que el canibalismo es una práctica que en nuestros días ya no se acostumbra. Podemos decir que esto era en las épocas de las cavernas, donde los humanos eran más changos que humanos, pero no. La costumbre de comer carne humana nos ha seguido hasta nuestros días, y hoy podemos ver en varias tribus indígenas que todavía se tiene esta práctica. Incluso,  algunas personas con trastornos mentales suelen tener una extraña fascinación por comer carne humana…

Estos son 7 historias sobre el canibalismo que te van a sorprender. Mientras no te dé hambre, todo bien.

1. Esta es quizá la historia más loca que vas a leer en la vida


Se trata de Armin Meiwes, un tipo callado, reservado y muy extraño, pero no le llegaba ni a los talones a Benrd Jürgen. En el internet, hay un chat de caníbales en el cual ellos dos eran muy participativos. Ahí se conocieron y acordaron hacer algo bastante extraño… Benrd le pidió a Armin que le cortara el asunto, sí, el de allá abajo. Armín se lo cortó y después lo cocinó. Entre los dos se lo comieron. A Benrd le gustó tanto, que le pidió de nuevo a Armin que le cortara otra cosa y que luego se la comerían juntos. Armin cortó un brazo, y así siguieron hasta que Benrd quedó muerto y descuartizado. Armin todavía no sale de la cárcel.

2. Las tribus de hoy


Todavía existen algunas tribus en las Antillas, que acostumbran a comer carne humana. Ellos piensan que puedes tener las habilidades de un hombre por comerse la parte de él que le da esa habilidad; por ejemplo: si el hombre corre demasiado rápido, se comen sus piernas para ser ellos más rápidos… Obviamente no es una buena forma de incrementar su fuerza.



3. En Ucrania


Cuando el mandatario Ruso Iósif Stalin cortó las provisiones de alimentos que le mandaban a los Ucranianos, estos cayeron en un estado de hambre tan intensa, que muchos dejaron su hogar y migraron a la ciudad, y otros prefirieron comer la carne de los muertos. Incluso se sabe, que muchas mamás decidieron matar a su hijo más grande, para darle de comer a sus hijos más pequeños.

4. Los naúfragos caníbales


Thomas y Elisa Stevens, eran dos hermanos que decidieron salir a navegar por el mundo. Durante el viaje se percataron que Elisa estaba embarazada, y al paso de varias semanas se perdieron en la inmensidad del mar. Después de 10 días sin comer nada, Thomas decidió asesinar a su hermana para poder comérsela, así como al bebé que llevaba dentro de su vientre.
5. El Kuru


Este es un virus muy parecido a la enfermedad de las vacas locas, y esto le da a una persona que come el cerebro de otra persona… Este virus les dio a los biólogos a entender, que el cuerpo tiene mecanismos de defensa para que no lo consuman otros humanos.



6. Mao Sugiyama


Este chef ofreció una cena sin igual. Él puso en su twitter que ofrecía una comida especial, a clientes que estuvieran interesados en el canibalismo. El chef dijo que se cortaría su miembro, y que lo cocinaría para 8 personas. En menos de una hora ya había vendido los 8 lugares de la cena, cada uno en casi 2,000 dólares. Todos los comensales dijeron que era la mejor comida que habían probado en sus vidas.

7. Tribu Korowai de Nueva Guinea Occidental



Aunque a simple vista pudiera parecer un castigo, esto se trata nada más y nada menos que del  festín de cada domingo. Esta es la tribu korowai de Nueva Guinea Occidental, en donde la carne humana es un platillo esencial dentro de su cultura. Cada semana una persona es sacrificada voluntariamente para ser asada viva frente todos los presentes, quienes luego disfrutan de su carne. 

Ni la policía se ha atrevido a  adentrarse a esta comunidad por miedo a ser capturados y cocinados por este clan.

8. Dennis Storm y Valerio Zeno


Ellos dos fueron a un programa holandés, en vivo, a comer partes del cuerpo del otro. Primero se removieron partes de su abdomen en una cirugía, y después fueron al programa a cocinarlas y comerlas. Todo el mundo se escandalizó, pero dijeron que recibieron muchas ofertas en sus correos, de compradores anónimos que esperaban tener esa experiencia extraña. Les ofrecieron mil dólares por un pedazo de su carne para cocinarla.


Recomendados


Artículo recomendado
BADABUN te recomienda