10 cosas que le ocurren a tu cuerpo. Por eso sientes tan rico y mojadito


El sudor, un gas, el vello que creció demasiado pronto, nada de eso importa cuando estás con tu pareja haciéndolo. Sí, nos han dicho o hemos visto que esos encuentros privados son mágicos y que todo es perfecto PERO la vida real no es así, cosas extrañas ocurren en ese momento y hoy te hablaremos de ellas.

¿Es porque nos gana la calentura? ¿Por qué tenemos ganas y ya? Algo así. Desde que la acción empieza hasta que acaba y te quedas en ese momento súper relajado el cuerpo hace una serie de cosas para asegurarse de que disfrutes al máximo, aquí 10 de ellas : 

1.- Reduces tu capacidad de sentir asco

Como ya lo mencionamos, puede haber algunas sustancias u olores desagradables pero si estás muy prendida, ese sentimiento hace que no sientas asco y que aguantes casi todo para pasar al siguiente nivel. Ojo, no por esto abuses y te pases con los gases o algo así.

2.- El cerebro hace fiesta

Según la parte del cuerpo que te estimulen es la parte del cerebro que reaccionará, por lo que si te tocan en varios lugares, tu cerebro estallará de sabrosura y tu final será enorme. 

3.- Tu útero cambia de tamaño

Resulta que entre más te emocionas, más se prepara tu cuerpo para recibir el miembro de tu chico, entre más te provoquen más aumentará el tamaño de tus partes, nada que ver a cuando usas tampones. Si el chico lo tiene grande pues tu útero le dará más espacio. 

4.- Tu pecho cambia de color

Otro derivado de estar “emocionada”. Ya que aumenta tu flujo sanguíneo, tu pecho se ve un poco más oscuro, en particular tus “luces” las cuales hasta se paran. Tu emoción puede ser tan grande que hasta aumentaría el tamaño de tu pecho, lástima que no es eterno. 

5.- Ni te acuerdas del dolor

Ya que tus emociones están al mil por hora, aumenta tu umbral del dolor. Esto quiere decir que los golpecitos que te puedan dar en el trasero, rasguñarle la espalda a tu chico, un jalón de pelo y cosas similares no se sentirán. Ahora entendemos por qué algunas lo prefieren rudo y cómo es que los hombres dejan de sentir los vellitos que se quedaron largos y deberían “picarles”. 

6.- Te sonrojas de todos lados

Ya que sube la temperatura de tu cuerpo, particularmente en el rostro y el pecho, es posible que aparezca un rubor en esas áreas, el cual se irá cuando ya estés calmada y todo haya terminado.

7.- Te relajas de manera involuntaria

Sí, estás entradísima en el asunto y cuando llegas al punto máximo te quedas en blanco. Esto se debe a que el cerebro elimina todo el miedo y ansiedad que sientas (por el motivo que sea), tus movimientos son involuntarios pues es como si la mente estuviera de vacaciones. De ahí sigue un tiempo muy relajado para todo tu ser, por eso “hacerlo” es saludable.

8.- Te dan ganas de ir al baño

El cuerpo es una máquina perfecta y en el caso de las chicas, tiene un mecanismo de limpieza muy especial. Cuando tu chico y tú terminen te darán ganas de orinar, algo normal, pues es la manera en que tu interior se limpia por si mismo y reduce el riesgo de infecciones. 

9.- Las hormonas y las sustancias que segrega el cerebro te hacen dormir mejor

Así lo han demostrado varios estudios científicos, quedas tan relajada que duermes plácidamente y todo tu cuerpo descansa. 

10.- Flatulencias sin olor

Estas se producen en posiciones como la del perrito y simplemente es aire que se queda dentro cada vez que tu chico entra y sale, por lo general salen cuando ya ambos terminaron y no huelen a nada. 



Recomendados


Artículo recomendado
BADABUN te recomienda