7 razones por qué tu vida será más divertida a los 20 que a los 30

parejas diferencias amor compromisos novios

Pegarle a los 30s o lo que es igual: llegar al tercer piso no es cosa fácil, sobre todo si la "crisis de la edad" te ataca sin piedad ¿Qué hicimos para merecer esto? No lo sé, es otra de las injusticias de la vida.  Dicen que los 30 son complicados pero que luego de eso, a los 40 se vuelve a ser feliz, chale... ¿En serio tenemos que esperar 10 años? Dejar de ser un mantenido para emprender camino a la adultez porque, eso sí, que oso vivir con tus papás a los treinta y quiubole ¿O no?  

El amor se vive muy distinto en cada faceta de la vida, cuando se está en los 20 todo es felicidad; a los 30 la vida es dura y la verdad ni te dan ganas de echar novio. Estas son solo algunas de las diferencias entre los 20 y los 30 en el amor. 

1.- Compromisos 

A los 20 nos ilusionamos en segundos, ese novi@ obvio es el indicado y nos va a durar toda la vida (según nosotros), hasta en matrimonio se piensa, en cambio a los 30 el pensamiento más recurrente es "¿Hasta cuando me va a durar este? 

2.- Tus padres 

A los 20 se te llena la cara de orgullo al presentar a tu nueva conquista con tus papás y por su parte, tus padres muy felices hasta pagan la cuenta, a los 30 estás tan preocupado porque nada te lo espante que mejor ni te arriesgas, el presentarle con tu familia puede esperar. 

3.- La cuenta 

A los 20, si eres el chico, te toca pagarlo todo y ser un caballero romántico: ir por ella a su casa, abrir la puerta, pagar todo etc. A los 30 eso ya te vale un poco y ella entiende que la cosa cambió y hasta propone que cada quien pague lo suyo. 

4.- Celos enfermizos 

A los veinte los celos te invaden y no tejan vivir, te pones dramático y le sufres cañón si tu chica no te contesta los mensajes, a los 30 te relajas un poco más y la dejas volar, total, si te ama volverá al nido. 

5.- Calentura 

A los 20 la calentura está con todo, de hecho, no hay otro pensamiento en la cabeza y hasta te avientas tremendos cuentos chinos con tus papás para escaparte todo un fin de semana y darle duro sin presiones. A los 30, en cambio, la cosa cambia un poco porque el trabajo y el estrés de la vida diaria te agota tanto que la flojera te quita las ganas. 

6.- La magia de las citas 

Cuando tenemos 20 queremos que todo sea perfecto en las citas, nos sale la creatividad por todos lados, simplemente queremos que todo sea mágico e increíble. A los 30 la verdad es que la cosa ya nos da un poco igual y se va al mismo restaurant en donde ya ni te saludan porque vas casi a diario, ya eres parte de los muebles. 

7.- Las ganas de verse 

A los 20 las ganas de ver a tu amad@ son gigantescas y si por ti fuera vivirían juntos, todo lo quieren hacer juntos, no importa si se trata de ir al súper por un galón de leche que te encargó tu mamá. A los 30 es muy diferente, entre semana solo quieres llegar a dormir o ver Netflix, el fin de semana  llegará y con este el reunirse para cenar y darse unos besos. 


Recomendados


Artículo recomendado
BADABUN te recomienda